Anticoncepción de Emergencia

Objetivos

La píldora anticonceptiva de emergencia (PAE), forma parte de un método oral (AOE) para prevenir embarazos no planificados, cuando se han tenido relaciones sexuales (coitales) sin protección anticonceptiva., bien sea por qué no se usó un método o porque se usó incorrectamente

Panorama mundial

La anticoncepción de emergencia es un método anticonceptivo que contribuye al ejercicio de los derechos reproductivos de las mujeres. Su eficacia y seguridad han sido ampliamente demostradas,  A pesar de ello, el proceso de introducción de la anticoncepción de emergencia, y en particular de las píldoras anticonceptivas de emergencia de Levonorgestrel solo (en adelante denominadas PAE-LNG) y de promoción de su acceso en Latinoamérica, ha resultado complejo y conflictivo.

En Bolivia

No obstante estar incorporada la PAE en la Norma Nacional de Anticoncepción, se inicia en la gestión 2012 la introducción del producto de manera piloto en los servicios públicos de salud, sin embargo los servicios privados de salud (consultorios médicos, clínicas, hospitales, farmacias) dispensan el producto libremente.

¿Qué es la Anticoncepción de Emergencia?

La PAE constituye un método de respaldo importante, en casos de relaciones sexuales coitales no protegidas (en la que no se ha usado ningún método anticonceptivo) o en casos de accidente durante el uso de otro anticonceptivo (olvido de las píldoras anticonceptivas regulares o rotura del condón, por ejemplo). Son especialmente útiles y necesarias después de una violación o de sexo coercitivo.
Existen varios métodos anticonceptivos de emergencia. El método más disponible en América Latina y el Caribe son las Píldoras Anticonceptivas de Emergencia que contienen Levonorgestrel solo (a partir de ahora PAE-LNG).

El levonorgestrel es una progestina sintética biológicamente activa. Existen distintos productos dedicados de PAE-LNG en la región. Todos ellos, ya sea en formato de una o dos píldoras, contienen 1.5 microgramos de LNG. La cantidad de LNG administrada en las PAELNG es menos de la mitad de la que se administra en un ciclo de píldoras anticonceptivas de uso habitual a lo largo de un mes.

La anticoncepción de emergencia es también conocida como:

  1. anticoncepción oral de emergencia (AOE);
  2. píldora anticonceptiva de emergencia (PAE);
  3. anticoncepción hormonal de emergencia (AHE).

Varios estudios han demostrado que facilitar el acceso a las PAE-LNG no aumenta las conductas sexuales o anticonceptivas de riesgo.  La Organización Mundial de la Salud, afirma que el uso de las PAE-LNG es seguro para todas las mujeres, sean adultas o adolescentes.

El levonorgestrel, ingrediente activo en las PAELNG, se usa en muy distintas formulaciones desde hace más de 30 años y ha sido ampliamente estudiado en mujeres en edad reproductiva. El LNG es bien tolerado, no se conoce que provoque alergias, se elimina del cuerpo en pocos días, no es adictivo y se ha demostrado que no produce reacciones tóxicas. Las PAE-LNG no presentan riesgo de sobredosis y no tienen interacciones importantes con otros medicamentos, ni contraindicaciones para su uso. El uso repetido no presenta riesgos conocidos para la salud, y no se han reportado efectos adversos severos, ni en mujeres que han usado la PAE-LNG más de una vez en un ciclo menstrual. Su uso no se asocia con un mayor riesgo de cáncer.

Las PAE-LNG no aumentan el riesgo de embarazo ectópico; no afectan la fertilidad futura (al igual que el uso de otros métodos de anticoncepción hormonal); no dañan a un feto en desarrollo si se toman por error al inicio de un embarazo, ni pueden interrumpir un embarazo en curso (cualquiera sea la definición de inicio de embarazo), pero sí pueden contribuir a prevenir los abortos al reducir el número de embarazos no deseados.

Mecanismo de acción

La inhibición o el retraso de la ovulación es el principal y posiblemente único mecanismo de acción de las PAE-LNG.  También puede impedir que los espermatozoides y el óvulo se encuentren. Las PAE-LNG previenen la fecundación, no la implantación. No impide que un huevo fecundado se implante en la capa que recubre la cavidad uterina (endometrio).

La PAE-LNG reduce substancialmente la probabilidad de embarazo después de un episodio de coito desprotegido. Se estima que la efectividad de la PAE-LNG es del 95% en las primeras 24 horas después de la relación sexual desprotegida. La eficacia disminuye al 85% si se inicia el tratamiento entre las 24 y 48 horas. De las 48 a las 72 horas la eficacia se reduce al 58%. Es decir, la PAE-LNG reduce en estos porcentajes la posibilidad de embarazo en una mujer. Como vemos, la eficacia de la PAE-LNG es mayor cuando más pronto se toma después de la relación sexual desprotegida. El método debe estar fácilmente accesible para que pueda iniciarse el tratamiento lo más pronto posible, y tener así mayor probabilidad de prevenir el embarazo.

No se recomienda el uso de la PAE-LNG como método anticonceptivo regular, dada su menor eficacia en prevenir embarazos que otros métodos, pero si una mujer tiene emergencias contraceptivas repetidas, puede usar la PAE-LNG cada vez que esté en riesgo de embarazo.

La PAE-LNG no protege de infecciones de transmisión sexual, ni del riesgo de embarazo en caso de subsiguientes relaciones sexuales (coitales) desprotegidas.

La PAE-LNG, al igual que los otros métodos anticonceptivos (o de planificación familiar) permite hacer efectivo el derecho a la autodeterminación reproductiva, un derecho respaldado por:

  • el derecho a la integridad física,
  • el derecho a la intimidad,
  • el derecho a planificar la propia familia, y
  • el derecho a estar libre de todas las formas de violencia y coerción que afectan la vida sexual o reproductiva de una mujer.
Share/Save