Gobiernos municipales: “Así aprendimos a ser hombres”

Bolivia.- En la ciudad de Sucre del 18 al 20 de octubre con la finalidad de transferir metodologías para el trabajo en nuevas masculinidades se desarrolló el taller “Así aprendimos a ser hombres”, con la participación de jóvenes líderes de los municipios de Llallagua, Uncía, Tupiza, Camargo, San Lucas, Sopachuy, Tomina y Sucre, y representantes de las gobiernos municipales, Defensorías de la niñez y adolescencia y de las Unidades Municipales de la Juventud.
 
La transferencia de la metodología aborda el trabajo en masculinidades para erradicar la violencia, la prevención del embarazo no planificado, la construcción de paternidades responsables, herramientas para aprender a vivir una sexualidad plena en el marco de los derechos sexuales, derechos reproductivos y cómo hacer a los hombres partícipes de la equidad de género.
 
Víctor Silvera, Responsable de la Juventud del Municipio de Tupiza,  resume su participación: “Hemos revisado las varias formas de ser varón. Yo era un hombre machista y dominante, incluso era así en mi relación de noviazgo y empecé a darme cuenta que ya no puede ser así, ahora quiero ser un hombre decidido, comprensivo y promotor de la igualdad de género”. Es lo que relata Víctor como parte de su participación en “Así aprendimos a ser hombres”, cuyo objetivo fue involucrar a funcionarios/as públicos y hombres adolescentes en un proceso de formación de facilitadores en masculinidades bajo una metodología reflexiva y auto exploratoria.
 
“Es que ustedes no saben cómo duelen los pechos cuando se es madre y sientes que se te va a romper la espalda (…) cuando una madre es adolescente no tiene leche y hay que prepararles sopa de hocico de vaca; en ese momento tú quieres que tu pareja esté a tu lado y sea sensible y que te acompañe (…) ¡imagínense cuando son madres solteras”, relata Milca Quispe de la Unidad de Desarrollo Integral de la Juventud del Municipio Llallagua. Este proceso de tres días de formación apertura la oportunidad de crear un ambiente de diálogo intergenérico e intergeneracional que se reflejó en testimonios vívidos sobre las experiencias de construcción del “ser hombre” y el “ser mujer” en ocho municipios rurales cuyos contextos continúan siendo machistas y la violencia contra las mujeres se encuentra aún naturalizada, hablamos de contextos en donde la principal actividad económica es la minería y la agricultura, por lo que la división social del trabajo aún reproduce los roles tradicionales del varón y la mujer.
 
“Así aprendimos a ser hombres” es una guía metodológica, generadora de intercambio de conocimientos y cooperación sur – sur entre UNFPA Bolivia y la Oficina de Seguimiento y Asesoría en Proyectos – OSA de Costa Rica. En 2016 ambas oficinas dialogaron para compartir experiencias de trabajo y producto de ello, OSA transfirió su metodología de trabajo para ser adaptada en contextos rurales de Bolivia.
 
El equipo de funcionarios/as públicos y los adolescentes líderes que participaron de este proceso educativo tienen ahora un gran desafío que consiste en replicar esta metodología en sus municipios con al menos 90 hombres adolescentes y de incorporar presupuestos para el trabajo en masculinidades al interior de sus planes y presupuestos municipales.
Share/Save