Las mujeres, las principales víctimas luego de desastres

En Bolivia, las niñas, adolescentes y mujeres son las que mayores problemas de salud y violencia enfrentan en situaciones de desastres y crisis humanitarias,según el reporte del Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA), con motivo de la conmemoración del Día Mundial de la Población.

Esfuerzos

Este año, con motivo de esa fecha conmemorativa que se recuerda cada 11 de julio a nivel mundial, Naciones Unidas formuló un llamado a redoblar esfuerzos para atender y proteger a estas poblaciones que son las más vulnerables en situaciones de emergencia.

Aunque en Bolivia no se cuenta con reportes estadísticos, “es evidente que durante una emergencia o desastre aumenta la vulnerabilidad de las mujeres y niñas a la violencia sexual y otras formas de violencia de género”, aseguró la representante del UNFPA en Bolivia, Ana Angarita.

Dijo que estos riesgos quedaron en evidencia durante la emergencia derivada de las inundaciones en Pando, a principios de año, donde sólo la oportuna intervención de los equipos de rescate evitó la violación de una niña.

“No tenemos reportes de hechos similares en otras situaciones de emergencia, pero eso no significa que no ocurrieron”, aseguró. Según los datos del Viceministerio de Defensa Civil, durante la inundación en Pando fueron damnificadas 1,189 familiares y alrededor de 6 mil personas fueron ubicadas en 25 albergues. Del total de damnificados, el 54% era mujer.

Las condiciones de hacinamiento que suelen derivar de una situación de emergencia, aconsejan “incorporar la prevención de la violencia en la repuesta humanitaria”, dijo Angarita, a tiempo de explicar que “la manera de prevenir la violencia es fortaleciendo los servicios y los sistemas de información y derivación para las sobrevivientes”.

Además de la violencia sexual, las mujeres sufren otras formas de violencia como la privación o la disminución de sus raciones de alimentación “casi siempre como consecuencia de decisiones deliberadas en beneficio de los hombres, sean éstos niño, adolescentes, jóvenes o adultos”, puntualizó.

Este año el UNFPA decidió poner atención en las poblaciones vulnerables en situaciones de emergencia porque según sus proyecciones, “casi 60 millones de personas han tenido que huir tanto de los conflictos como de los desastres, y son las mujeres y las adolescentes las que sufren de manera dramática las secuelas”. Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, nunca antes tantas personas en todo el planeta se habían visto obligadas a abandonar sus hogares.

Fuente: El País

Share/Save